Buenos días a todos, yo soy Darío Cohen, alumno de 4to Medios. El año pasado colaboré con la actividad de OEA.

Les voy a contar cómo fue y que sentí cuando  la realice:

Me toco ser acompañante de un participante del torneo de natación. Para esto yo estaba perdido no sabía qué hacer, no sabía cómo iba a relacionarme con mi acompañante, y tampoco conocer quién era. Lo único que tenía que hacer era apoyarlo, brindarle afecto y aliento para el torneo.

Una vez que se le dio Inicio al torneo yo de curioso fui hacia mi acompañante a saludarlo, a ver quién era. Fue raro pero nos abrazamos como si nos conociéramos desde antes, Nacho y yo.

Desde ese momento me cayó re bien, hablábamos y nos relacionábamos como amigos.

Cada vez que Nacho finalizaba el trayecto de la carrera, a mí no me importaba si ganaba o no, me importaba solo que él, este disfrutando ese momento, ver la alegría reflejada en su rostro por haber competido, y yo, quería darle un abrazo para mostrar lo cerca que me sentí de él.

Desde  ese entonces, sigo sin entender lo que pasó, sin tener palabras para describir lo que sentí por haber formado de una actividad única.

A lo último cuando ya nos estábamos despidiendo, cuando todos nos sentíamos que cumplimos con el objetivo, se me caían las lágrimas, lágrimas de emoción. Yo me dí cuenta que Nacho y yo nos ayudamos mutuamente, él me hizo abrir la cabeza, cambiarle el sentido a algunas cosas y ver dónde están los verdaderos valores del mundo.

Estoy feliz de pertenecer a una escuela que fomenta en nosotros valores humanos que son más que indispensables para crecer y creer que un mundo mejor es posible y eso comienza por ser nosotros mejores personas cada día comprometiéndonos con quienes nos necesitan.

Muchas Gracias.

Darío Cohen , Alumno de ORT y Voluntario